El tratamiento de luz pulsada intensa supone una serie de técnicas lumínicas que sirven para mejorar la apariencia externa de la piel, sin efectos secundarios.

Como su nombre lo indican las sesiones de Luz Pulsada tienen como fin la emisión de una banda ancha de luz sobre la piel del paciente

Si bien podría decirse que el funcionamiento de la luz pulsada es similar al laser el procedimiento es completamente distinto con la luz pulsada la radiación puede regularse y de eso depende los resultados obtenidos

Los tratamientos con Luz Pulsada permiten tratar las imperfecciones de la piel, poros dilatados, rosácea, acné, lesiones pigmentarias y otros signos de envejecimiento. Rejuvenece y tensa la piel

En materia de tensado de piel la Luz Pulsada produce el remodelado no invasivo de la piel a través de la contracción y regeneración del colágeno, inducida por un calentamiento dérmico profundo, que no daña la epidermis

Al actuar sobre las distintas capas dérmicas la Luz Pulsada activa y estimula la producción de colágeno la cual mejora la textura y la apariencia exterior de la piel

La cantidad de sesiones varía entre 2 y 6 sesiones según la necesidad de cada paciente.

Es un tratamiento rápido y efectivo que permite continuar con las actividades habituales. Además asegura los máximos niveles de confianza y previsiblidad, con resultados inmediatos y progresivos

En nuestro centro lo efectúan dermatólogas especializadas en dicho tratamiento