0

¡Digamos adiós al acné!

Una piel suave, hermosa y libre de acné es algo que todos deseamos ver, cuando nos posamos frente al espejo. Por esta razón, te vamos a contar ahora acerca de los mejores remedios naturales para combatir el acné, como así también de los mejores tratamientos estéticos para que, al combinarlos, puedas encontrar los resultados que deseás.

Resaltar más mi belleza natural, ahora sin acné

Si bien tendemos a relacionar al acné con la adolescencia, éste puede volver a aparecer en repetidas ocasiones durante los veinte, como así también durante los treinta años. Generalmente, tiende a ocurrir como consecuencia de problemas hormonales o de otros factores endógenos.

Te contamos ahora acerca de diversos remedios naturales a los que podés acudir como complemento de los mejores tratamientos estéticos contra el acné, para lograr el rostro suave que querés.

Remedios caseros contra el acné

El limón

Desde sus primeras aplicaciones para este problema, el limón se ha convertido en uno de los elementos naturales favoritos para combatir el acné. Esto tiene que ver, principalmente, con su alta concentración de ácido cítrico, el cual resulta antibacterial, al tiempo que suavizante.

Pero, ¿cómo utilizar el limón como tratamiento para el acné? En realidad, el procedimiento es mucho más sencillo de lo que parece. Lo primero que vamos a hacer es lavar correctamente la superficie del limón. Luego, lo vamos a cortar al medio y a pasar una mitad sobre la zona que nos representa problemas. El modo de aplicación puede ser directo sobre la piel, presionando suavemente para exprimir algo de jugo, o se puede exprimir y aplicar con un algodón. En cualquiera de estos casos, es fundamental tener mucho cuidado de no acercar las sustancias a los ojos.

Una vez aplicado, vamos a dejar actuar durante aproximadamente unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, vamos a lavar la piel con agua a temperatura tibia y jabón, preferentemente neutro. Si bien se recomienda llevar a cabo este tratamiento por la noche, en caso de que ello no resulte posible y se requiera de hacerlo durante el día, lo recomendable es, luego, colocar protector solar en la zona, antes de salir a exteriores.

La miel

Como para el cabello, la miel es una de las favoritas a la hora de realizar tratamientos en la piel. Lo que hace que sea un excelente elemento para el tratamiento del acné, son sus propiedades antibacteriales. Las opciones para utilizar este delicioso elemento como tratamiento son varias:

– Por un lado, podés realizar una mezcla entre miel y limón, aplicar sobre la zona afectada con acné dejando actuar de 15 a 20 minutos aproximadamente y procediendo a enjuagar luego con agua tibia y jabón neutro;

– Por otro, podés aplicar la miel directamente sobre las pústulas que te traen problemas, cubrir con un trozo de algodón y dejar actuar durante toda la noche (se trata de un procedimiento que sólo debe ser llevado a cabo en ese horario).

El bicarbonato de sodio

Este es uno de los clásicos más conocidos para el tratamiento del acné. Para usarlo, lo que vamos a hacer es mezclar una cucharada del mismo con agua, revolviendo hasta que se forme una pasta de consistencia firme. Una vez lograda ésta, vamos a aplicarla en forma de mascarilla sobre las pústulas. Pasados diez minutos de la aplicación, vamos a lavar la máscara con agua tibia, hasta eliminar todos los restos.

La menta

Siendo uno de sus componentes fundamentales, el mentol es reconocido como un antiinflamatorio natural por excelencia. Lo mejor para aprovechar sus virtudes contra el acné, es realizar una infusión de menta y aplicar sobre las áreas afectadas. Dejamos reposar de 10 a 15 minutos aproximadamente y luego enjuagamos.

El huevo

En este caso, hablamos de otro de los alimentos que cuentan con una larga trayectoria en cuanto a tratamientos estéticos. Tanto para el cabello como para el acné, sus retinoides hacen del huevo uno de los favoritos.

El procedimiento a partir del cual vamos a usar el huevo para combatir el acné, consiste en, en primer lugar, separar la clara de la yema y utilizar solamente la primera. Con ayuda de un pincel suave, vamos a aplicar las claras sobre el rostro, dejando actuar aproximadamente de 10 a 15 minutos, procediendo finalmente a enjuagar con agua tibia y con jabón neutro.

Los mejores tratamientos estéticos para un rostro libre de acné

La luz pulsada intensa

El tratamiento con luz pulsada intensa es ideal para combatir manchas y marcas en la piel, como es el caso del acné. Además, éste reduce considerablemente el tamaño de los poros, evitando nuevas infecciones que puedan dar lugar a la formación de pústulas.

Siendo un tratamiento que no provoca molestias ni efectos secundarios, la única indicación que éste tiene es la de evitar la exposición directa al sol una semana antes y una después de la sesión. Luego, se trata de un mecanismo que trae enormes beneficios para la piel.

La fotobioestimulación facial, máscara led

En este caso, estamos hablando de un tratamiento único en el mercado, que se basa fundamentalmente en tecnología avanzada con láser led. Si bien los resultados obtenidos a partir de este tipo de tratamiento son muchos y muy diversos, es uno de los preferidos para combatir el acné. Te contamos cuáles son los resultados principales que podés obtener del mismo:

– Reducción del acné leve a moderado;

– cicatrización de heridas y marcas;

– reducción de los poros dilatados, entre otros.

Además de los mencionados con anterioridad, y para los casos en los que el acné ha sido ya combatido, existen otros tratamientos que se encargan particularmente de evitar y eliminar las secuelas de las pústulas que ya no están. Uno de los más reconocidos en este sentido es un tratamiento que consiste en una combinación de diversas técnicas, como lo son: IPL, radiofrecuencia, mesolifting, carboxiterapia, microneedling y peelings específicos.

¡No esperes más y que este verano te reciba con una piel facial espléndida y libre de acné!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *