0

La importancia de la piel y su cuidado

Ya hemos hablado en otra ocasión acerca de una especialidad médica fundamental como lo es la dermatología clínica. Sabemos la importancia de esta especialidad médica y los diversos momentos o circunstancias en los que ésta puede ser sumamente necesaria. Sin embargo, ¿por qué le damos tanta importancia a la piel?, ¿puede sufrir enfermedades?, ¿cómo debemos cuidarla? Estas preguntas y más son las que trataremos de responder a continuación.

Conozcamos nuestra piel

La piel se caracteriza por ser el órgano más grande y amplio de nuestro cuerpo. Para entender los problemas que este órgano puede llegar a padecer, debemos comprender, en primer lugar, sus funciones.

Funciones de la piel

No es de extrañar que tendamos a pensar en la piel como una funda de nuestro cuerpo, como algo meramente estético. Sin embargo, la piel cumple una gran variedad de funciones que debemos conocer para entenderla mejor. Estas funciones son las siguientes:

  • Es quien mantiene el equilibrio hídrico del cuerpo;
  • Es quien establece la comunicación, tanto social como sexual;
  • Protege al resto de nuestro cuerpo respecto a la radiación ultravioleta, como así también respecto a los agentes extraños y a los traumatismos;
  • Cumple una función de conducción de señales fotónicas;
  • Establece la termorregulación;
  • Efectúa actividades inmunológicas y de sensaciones;
  • Absorbe sustancias para el organismo;
  • Es la encargada de la secreción a través de las glándulas sudoríparas y sebáceas;
  • Es la encargada de la eliminación y de la excreción de toxinas a través del sudor.

Toda la actividad desarrollada por nuestra piel guarda íntima relación con la función de las glándulas de secreción internas de nuestro organismo. Dentro de estas, se destacan la tiroides, hipófisis, glándulas germinales, epífisis, suprarrenales y páncreas.

¿Cómo cuidar la piel?

Algunos especialistas entienden que la enfermedad no es necesariamente un enemigo al que se debe destruir. Por el contrario, se entiende a esta como un problema de necesidad y de comunicación de nuestro cuerpo que debemos comprender.

Cuando existe un problema de salud relacionado a la piel, el diagnóstico y un tratamiento adecuado son la base de una buena vida. Sin embargo, cuando esto aún no ha tenido lugar, es fundamental conseguir un buen nivel de educación de las personas respecto a la salud de este gran órgano que las acompaña. Parte de esa educación tiene que ver con enseñar a las personas a evitar factores patógenos, colocando al cuerpo en condiciones óptimas de nutrición y de estilo de vida que permitan que el organismo cuente con todos los elementos necesarios para mantenerse saludable.

Una correcta hidratación, la protección de la piel frente a la radiación ultravioleta y a otros factores externos, una correcta y variada nutrición y mucha atención frente a las señales que nuestro cuerpo nos brinda sobre determinadas problemáticas constituyen las claves fundamentales para mantener un buen estado de salud de este gran órgano como lo es nuestra piel y que nos acompañará a lo largo de todo nuestro trayecto de vida. ¡Cuidémosla como lo merece!

Deja un comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *